Empresa Citapia se deslinda de acusaciones de Lozoya sobre sobornos a legisladores

La compañía explicó que Fabiola Tapia nunca realizó transferencia alguna de las que se mencionan en la acusación de Lozoya Austin.

La empresa Construcciones Industriales Tapia (Citapia) calificó de “absurdas” e “inverosímiles” las acusaciones de Emilio Lozoya, ex director de Pemex, sobre supuestos pagos a legisladores federales que fueron entregados al jefe de ayudantes del exfuncionario, por personas que laboraban con su exadministradora, Fabiola Tapia Vargas.

“Resulta absurdo e inverosímil que se pretenda involucrar a nuestra extinta administradora Fabiola Tapias Vargas como parte de una trama de corrupción en la que este individuo participó junto con sus colaboradores y familia.

“Estamos dispuestos a colaborar en todo lo que sea necesario con las autoridades para aclarar ésta y cualquier otra situación que involucre a quien fuera nuestra colaboradora y siempre mantuvo durante toda su vida rectitud, honradez y claridad en todas sus actividades”,

informó la empresa a través de un comunicado.

La compañía explicó que Fabiola Tapia nunca realizó transferencia alguna de las que se mencionan en la acusación de Lozoya Austin, y llama la atención que se trate de demostrar su supuesta participación en esta trama, a través de entrevistas que sostuvo con otra persona que igualmente ya falleció.

“Además, ella no realizaba viajes al extranjero, salvo en una ocasión que salió a Cuba para atenderse de sus graves padecimientos, y otro elemento de descargo es que jamás hubo trató alguno como socio con la empresa brasileña Odebrecht”,

mencionó.

Citapia lamentó que alguien que ya aceptó su participación en hechos criminales, pretenda “manchar” el nombre de Fabiola Tapia y con ello afectar a la empresa, de la cual dependen cuatro mil familias.

“Desde la pasada administración operadores de Lozoya Austin pretendieron involucrar a Fabiola Tapia Vargas en la red de corrupción que manejó y controló quien fuera ex director de Petróleos Mexicanos con la intención de que se cancelara la acusación en su contra.

“Nuevamente se intenta manchar el nombre de nuestra desaparecida administradora con esa intención, cuando en realidad ella, en la época que se cometieron esos delitos, padecía ya graves síntomas de las enfermedades crónicas que sufría desde años antes y que le impedían realizar acciones como en las que se pretende involucrarla”,

mencionó la compañía hidalguense que operó como subcontratista de Odebrecht a la cual después demandó y aún litiga por incumplimiento de contrato.

Construcciones Industriales Tapia manifestó estar dispuesta a entregar las autoridades los dictámenes médicos que su momento se emitieron y que corroboran que años antes de los hechos que narra Lozoya en su denuncia en la Fiscalía General de la República, Fabiola Tapia estaba impedida para efectuar actividades.

“No permitiremos ataques que afecten el recuerdo y trayectoria de trabajo de Fabiola Vargas Tapia, así como tampoco toleraremos que se atente contra nuestra fuente de empleo con calumnias y con hechos”,

concluyó.

En la denuncia, Emilio Lozoya aseguró todo el recurso que se entregó en efectivo a los legisladores, cuyos nombres eran designados sistemáticamente por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, fue llevado por personal que laboraba con Fabiola Tapia y entregado a José Velazco Herrera, jefe de ayudantes de Lozoya.