A tres años del sismo, menos del 40% de avance en reconstrucción de viviendas en Morelos

A tres años transcurridos aún hay familias sin una vivienda digna y en condiciones precarias han enfrentado la pandemia de Covid-19.

Este sábado se cumple un año más de aquel 19 de septiembre de 2017 cuando la tierra se cimbró y sacudió a Morelos y otras entidades.

En Jojutla, considerado como la zona cero de la tragedia por el nivel de vidas perdidas y daños causados, aún existen familias sin tener un lugar donde vivir.

Juan Ángel Flores, presidente municipal de Jojutla, aseguró que se tiene el 75 por ciento de avance en la reconstrucción:

“Hasta ahora tenemos un 75 por ciento de avance en la reconstrucción de viviendas, con acciones de fundaciones y de la federación, tomando como base el censo oficial que es de 2 mil 400 viviendas afectadas”,

dijo.

Admitió que muchas personas optaron por pedir créditos para construir sus casas.

“Muchos optaron por irse a rentar a otras partes (en otros municipios), otros viven con algún familiar y algunos permanecen en las calles o terrenos en viviendas improvisadas con casas de campaña o laminas”,

acusó Griselda Contreras, presidenta de la Comisión Ciudadana de Damnificados de Morelos.

La presidenta de la comisión calcula un avance en la reconstrucción de un “35 a un 40 por ciento principalmente por el apoyo de fundaciones porque las autoridades simplemente no responden”.

Ana Jiménez, ex presidenta de la misma comisión, recordó el 11 de diciembre del 2018 cuando AMLO presentó en el Centro de Jojutla el Programa Nacional de Reconstrucción donde se prometió que regresarían la dignidad y esperanza a las familias que lo perdieron todo.

Sin embargo, destacó que el problema es de origen debido a que el programa se impulsó con errores, de entrada, porque se tomó exactamente el mismo censo que realizó FONDEN en el que se quedaron fuera familias que no tenían documentos como propietarios de terrenos porque sus casas estaban en predios familiares.

Para muchas familias, la vida empeoró con la pandemia y algunos de los damnificados enfermaron de COVID-19 y murieron.

La administración de Cuauhtémoc Blanco Bravo no ha hecho nada por los damnificados. El fideicomiso Unidos por Morelos desapareció y no se sabe el destino que tuvieron los 70 millones de pesos, que serían destinados para la reconstrucción, que quedaron como fondo al término de la administración de Graco Ramírez.

María Teresa Vázquez, representante de la Unidad Habitacional Tetelcingo del Infonavit situada en el municipio de Cuautla, sostiene que el verdadero problema es que a ninguna autoridad le interesa dar seguimiento a este asunto.

En dicha unidad habitacional inicialmente fueron afectados 180 edificios con pérdida total y daño parcial.

María Teresa recordó que incluso las autoridades federales actuales, en más de una ocasión han tenido que brindar carpetas informativas sobre el estado de los edificios afectados.

“Hay burocracia, desinterés y olvido si no fuera por fundaciones que nos han ayudado esto estarían igual que hace tres años porque a las autoridades no les interesa”,

dijo.

Incluso el número de inmuebles afectados ha aumentado con el paso del tiempo, debido a que algunos resultaron con daños leves, pero con los temblores que se han presentado se han ido deteriorando hasta llegar a ser inhabitables.

“Algunos de mis vecinos han muerto sin poder disfrutar de nuevo de sus casas y es una tristeza”,

añadió María Vázquez.

Las representantes de afectadas y afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017, coincidieron en subrayar que los políticos solo han utilizado la tragedia del sismo porque vinieron en campaña a pedir los votos y prometieron impulsar la reconstrucción que no ha llegado.

Copy link
Powered by Social Snap